Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












martes, 14 de noviembre de 2017

Dolce vita






                                                 
                                                Imagen sacada de Internet












El mundo, demasiado pequeño,
es, ya no un viaje fantástico,
más bien una habitación cerrada,
donde algunos se empeñan 
en quedarse todo el oxígeno.
No querrás vivir así,
te darás cuenta tarde,
luego de haberte creído
tan especial.
Hay un momento exacto,
un segundo tenue
de resplandor y silencio,
y entonces, el golpe en la frente,
el dolor que se abre dentro.
Te escribí una carta, 
te hablé de todo eso
con la emoción en cada letra,
temblando, y tú, 
preferiste dejarte ahogar.









jueves, 9 de noviembre de 2017

Sequía emocional



                                                                  Pantano Barrios de Luna, fuente, El País



También la lluvia necesita
que alguien se acuerde de ella,
que alguien la llame, 

que alguien la llore,
que alguien la quiera.
También los que ya no están necesitan
que alguien se acuerde de ellos,
que alguien los llame,
que los lloren, y les quieran.
También la lluvia,
los que ya no están,
también nosotros.

No es tan difícil de entender;
la mitad del camino es
una inmensa necesidad.





domingo, 8 de octubre de 2017

Días desesperados


                                   
                                                             Imagen de Gdefon



Demasiado el peso
-es como sentir que te ahogas- 
de estos días desesperados,
que gritan como locos. 
Hay un abismo, una grieta en el suelo 
que pisamos, que se atreve a mirarnos
y espera el instante del tropiezo,
hay un dolor, un pensamiento negado mil veces,
esa penumbra que empieza a acercarse
para atraparlo todo.
Tan grandes fuímos, tan jóvenes, tan razonables,
ahora tan pequeños, tan viejos, tan tontos,
que no queda nada para llevarnos a los labios, 
y poder articular una frase que sirva para algo.
Qué pasará mañana, seguros como estamos 
de que perdemos, de nuevo, sí.
Qué haremos entonces, seguros de nuestra fragilidad,
con el miedo en el cuerpo, 
secándose como agua helada sobre nuestros huesos.
Demasiado el peso,
es como sentir que te ahogas
y te quedas quieto, inmóvil, paralizado,
quebrado, roto, y ciego.
Qué  será de nosotros, de nuestros deseos,
de nuestro amor, de todo este mundo.
Y esa grieta que sigue creciendo, y nos espera.







martes, 5 de septiembre de 2017

Recrear el pasado


                                             
                                                     Fotografía sacada de la red en Raices Lacianiegas
                                                 -La Francesada en Zarréu-






Recrear el pasado
a golpe de memoria
con buena intención,
buscando nuestra historia
algo que nos una
y que no nos abandone
como se dejan los pueblos
perdidos y solos
"entre penas y no hay remedio".
Recrear el pasado
sonriendo con las puertas abiertas
para que entre la luz.









sábado, 19 de agosto de 2017

San Roque

                                       
                                                 -  Entrada a la plaza de Sofía Rosón-
                                                      Fotografía de la autora del blog.




Todo es bello 
en la alegría 
de compartir.
En el abrazo
de la risa
bajo un beso.
Cruzar de la mano 
contigo,
y dejar al corazón
vivir.











miércoles, 26 de julio de 2017

La importancia es tan tenue

Fotografía de la autora del blog
Pena Mayor, Zarrèu.


Caiga la noche sobre la cumbre
no sin antes haber guardado
la luz y luego la niebla.
Será el momento exacto de amarnos.
El momento de la espera de un mañana
ni mejor ni peor,
salvo que lo queramos nosotros así.
La noche y el día
no se ocupan de nuestro pensamiento,
ni la montaña nos conoce.
La importancia es tan tenue
como ese reflejo inesperado
que parece vigilarnos al pasar ante un espejo.








martes, 18 de julio de 2017

El despropósito



                                                              Santa Juliana, Colegiata de
                                                                 Santillana del Mar.




El despropósito de unir
la tierra con el cielo
si eras tan terrenal como la piedra.
Cabe la duda si en esa unión
se grabó también el nombre
del cincel cantero
que imaginó tu figura
y creyó tocar el cielo
o contemplar alguna estrella.
Nada puede, nada, borrarte
de ese momento.
Se convirtió Santa Iuliana
en Santillana, cercana al mar.
No muy lejos, en una cueva
el ocre, el carbón y el tuétano
convirtieron al hombre
en artista y pensador,
totalmente, otro despropósito
más de la vida.